Saltar al contenido
😺 Hermano Gato 😺

Razas de gatos grandes

razas de gatos grandes

Las razas de gatos grandes no solo captan la atención por su pronunciado pesaje o tamaño, sino también por su personalidad, rasgos de carácter y excentricidades.

La mayoría de ellos deben ser domesticados en estancias abiertas y amplias, sobre todo porque ciertas razas como el Ragamuffin, pueden llegar a pesar hasta 14 kilos en su vida adulta.

Pero en definitiva, cada una de las razas de gatos que compartiremos a continuación te dejará gratamente sorprendido. Especialmente porque pese a ser robustas y de grandes proporciones, son sumamente dóciles y cariñosas con los humanos.

Las 7 razas de gatos más grandes

Gato Chausie
Gato Chausie

Chausie

Esta es una de las razas de gatos grandes más populares. Surgió tras cruzar un gato doméstico con uno de jungla, y por ende, se dice que esta es una raza híbrida.

Su personalidad conjuga algunos rasgos de gatos salvajes con atisbos de tranquilidad y cercanía, esa que suele caracterizar a los gatos domésticos.

Los gatos Chausie son realmente exóticos. Tienen pómulos muy marcados, pelo corto y cuerpos atléticos, tales como los de sus antepasados: los gatos de la jungla egipcio, y pueden llegar a pesar hasta 9 kilos.  

Sus piernas son largas y se caracteriza por ser un corredor y saltador de primera. Sus orejas redondeadas y sus mechones de pelo, -que no pasan desapercibidos-, hacen que se asemeje a un lince.

Las crías de gatos Chausie se dieron en los Estados Unidos; por eso no es de extrañar que estos gatos se vendan hasta por 10.000 euros en otras latitudes.

Maine Coon

El Maine Coon es oriundo de los Estados Unidos, específicamente del estado de Maine, y justamente de allí deriva su nombre.

Maine Coon
Foto precioso ejemplar de Maine Coon

Pese a que esta es una de las razas de gatos grandes más robustas, puesto que pesan hasta 11 kilos, son completamente cariñosos, sociables y amigables.

Sus ancestros fueron los gatos que solían llevar los marineros a Maine en el siglo XIX, los cuales se aparearon con gatos locales y le dieron vida a esta raza de pelo semi-largo, con cola similar a la de un mapache.

Son capaces de adaptarse a la vida doméstica sin problemas, y de hecho, son sumamente tolerantes con los niños y con otros animales que hayan en casa.

Tienen un pecho ancho y un cuerpo alargado, en forma de rectángulo, que le da un aspecto muy musculoso.

Sus patas están cubiertas de muchos mechones de pelo y su cola es casi tan larga como su cuerpo.

Los Maine Coon son excelentes cazadores por naturaleza y también tienen una inteligencia tremenda.

Ragamuffin

Es imposible hablar de razas de gatos grandes sin mencionar a los gatos Ragamuffin. Estos felinos son enormes; tanto así que los de mayor tamaño pueden alcanzar fácilmente los 14 kilogramos.

gato ragamuffin
Precioso ejemplar de gato ragamuffin, preciosa mirada

Pero pese a su gran tamaño, estos gatos son famosos por ser extremadamente cariñosos con los humanos.

Son animales juguetones, activos y bastante sociables. Además, se adaptan a la vida hogareña sin esfuerzo y se la llevan muy bien con los niños, a quienes les encanta perseguir e incitar al juego.

Ragdoll

El gato Ragdoll, también conocido como “muñeca de trapo”, puede llegar a pesar unos 9 kilos en la mayoría de los casos.

Gato ragdoll
Gato Ragdoll blanco de ojos azules

Es increíblemente cariñoso, de allí la equivalencia de su nombre con su capacidad de echarse sobre los brazos de cualquier persona que lo acaricie, como que si fuese un peluche, o una “muñeca de trapo”.

Esta raza es mansa y dócil y los gatos tienen un cuerpo musculoso, una apariencia muy fornida y unos impactantes ojos azules.

Su pelaje suave y sedoso es capaz de robarse todas las miradas, al igual que su coloración especial que lo asemeja a un gato siamés.

Bosque de Noruega

Esta raza se popularizó con las leyendas nórdicas y los cuentos mágicos escandinavos, pero de una u otra forma es una de las más bellas que existen.

Gato bosque de noruega

Su pelo liso, brillante y semi-largo, su carácter genuino y dulce, sus orejas erguidas y sus altos niveles de sociabilidad, les permiten ganarse el corazón de las personas con tan solo mirarlo.

Estos gatos son excelentes compañeros de juego, además de ser dóciles y amigables. Adoran saltar y escalar, y son curiosos por naturaleza, así que es normal verlos hurgando o explorando sin parar.

Selkirk Rex

Este gato de pelo rizado te causará mucha gracia y seguramente terminará deleitándote por ser tan adorable.

Gato Selkirk Rex
Gato Selkirk Rex

Se caracteriza por ser pausado, tranquilo y paciente. Sus pómulos son anchos y pueden tener un pelaje corto o largo con rizos espectaculares.

Estos gatos son cariñosos y se muestran muy cercanos con las personas. Es por esto que la raza es catalogada como amable y mimosa.

Tiene una musculatura bien desarrollada y puede pesar hasta 7 kilos en su edad adulta. A los gatos Selkirk Rex les encanta estar cerca de sus dueños, exigiéndoles cariños, caricias y cuidados.

Siberiano

El gato siberiano es otra de las razas de gatos grandes más emblemáticas. Es oriundo de Rusia y tiene un aspecto casi primitivo.

 gato siberian

Estos felinos aman estar en contacto con la naturaleza y están presentes en todas las regiones de Siberia.

Su pelaje es largo, denso y suave y suele ser equiparado con un gato salvaje, pero en versión miniatura.

Guarda una gran similitud con otra de las principales razas de gatos grandes que te compartimos hace un momento: el Maine Coon, específicamente por la apariencia que le da su pelaje.

Este gato es musculoso y en algunos casos promedia los 9 kilos. Tiene una frente curvada, una cabeza redondeada y unos ojos muy grandes.

Esta raza también es alegre. A ellos les encanta estar en movimiento, son inteligentes y aventureros ¡Siempre están a la espera de nuevas aventuras!

Los gatos grandes son adorables

Las 7 razas de gatos grandes que acabamos de compartirte son realmente adorables y especiales.

Pero lo cierto es que existen muchas otras que también se roban el corazón de las personas, dadas sus características y excentricidades.

Tal como sería el caso del gato Savannah, del persa, del británico de pelo corto o largo, o del Cheetoh, el cual se asemeja mucho a un leopardo.