Saltar al contenido
😺 Hermano Gato 😺

¿Como bañar un gato?

como bañar un gato

Seguro que alguna vez te has preguntado ¿Como bañar un gato?

El gato es un animal muy limpio. Su vida media es de unos 10 años, pero no es raro que llegue a los 15 o incluso 20 años, y este período de tiempo es consumido por los gatos, aparte del espacio dedicado a las comidas, para tres funciones: jugar, dormir y limpiar.

 En general, un gato dedica un tercio de su día a lamer y suavizar su pelaje. Mucho tiempo, entonces. Y también consumido con gran cuidado. Aunque la gata está muy cansada, tenga en cuenta que antes de dormirse nunca dejará su meticuloso aseo. Además, el gato, gracias a un cuello capaz de estirarse bien, llega a cualquier parte del cuerpo, sus dientes y su lengua son capaces de eliminar cualquier rastro de suciedad, escombros, polvo, parásitos o residuos.

¿Cómo bañar un gato?

El gato se preocupa tanto por su limpieza que siempre lo encontrarás, al final de sus operaciones, brillante y suave. Y un gatito de tan sólo tres semanas de edad ya es capaz de usar su lengua muy a fondo para proceder a su aseo diario por su cuenta. Gracias a estas operaciones el gato también hace gimnasia, mejora la circulación y toma la vitamina D que se produce en el pelaje gracias a la acción del sol. Habiendo aclarado la extrema limpieza de los gatos, y la forma constante y diaria en que los asean, veamos, sin embargo, cómo mantener un gato limpio, cómo lavarlo, eficazmente y sin hacerlo sufrir.

Preparándose para el baño

Saber cómo bañar a un gato es esencial. Para evitar que el baño se convierta en un campo de batalla, no puede dejar nada al azar. Es una buena idea cortar (o hacer que se corten) las uñas del animal con un poco de antelación para proteger los brazos de los arañazos. La tarea de lavar un gato puede ser muy sencilla si hacemos las cosas bien.

 También es útil peinar el pelaje del animal antes de mojarlo. Si utiliza una bañera, recuerde cubrir el fondo con una superficie antideslizante para evitar resbalar, esto puede causar estrés o riesgo de lesiones. Tenga a mano muchas toallas y, si puede, reclute un “asistente” para que le ayude con la tarea. Mantenga la calma y no grite. Si ve que la situación se está deteriorando o su gato parece demasiado estresado, no continúe.

La hora del baño

Divertida foto de un gato en la hora del baño

Llena la bañera con unos 10 cm de agua caliente. Con sus manos y muy suavemente, comience a mojar el gato alrededor del cuello pero haga todo lo que pueda para no mojar su cabeza (sería la mejor manera de traumatizarlo y hacerlo enojar).

 Ahora introduzca al gato en la bañera hablándole suavemente y tranquilizándolo. En lugar de poner al gato bajo el flujo directo de agua, continúe mojándolo poco a poco con sus manos. Cuando esté todo mojado, enjabónelo con champú hasta que forme una espuma ligera: masajee siempre en dirección al pelo (como si lo estuviera acariciando) y asegúrese de llegar incluso a las partes menos accesibles del gato (como el abdomen o la zona genital).

Recuerde que para evitar la furia de un gato enjabonado, basta con protegerlo regularmente con productos pesticidas.

Gato feliz tras el baño